Impacto socioeconómico

Desde su concepción e inicio en 2005, el área de Ciencia de la Fundación Botín asume la importancia de contar con indicadores que permitan medir el progreso hacia los objetivos marcados y comparar la eficacia de la gestión en relación con la de las instituciones de referencia en transferencia tecnológica.

En 2012, se inicia un proceso de reflexión profunda sobre el impacto de los programas de ciencia, motivado por una doble necesidad: por un lado conocer si los recursos invertidos están teniendo un impacto real en la calidad de vida y en la riqueza del país y, por otro, disponer de información que permita rendir cuentas ante la sociedad a la que sirve en general y los grupos de interés en particular.

Una vez diseñado el Modelo de Evaluación y aplicado para el periodo 2005-2011, y con el fin de incorporar las métricas definidas en operativa de gestión del área y facilitar su obtención, evaluación y seguimiento a futuro, durante 2013 se trabaja para la adecuación de los procedimientos y actualización de la medición a través de una herramienta propia.

Actualmente, se continúa avanzando en establecer la mejor forma de comunicar resultados que periódicamente son revisados y actualizados a los diferentes grupos de interés con los que el Área de Ciencia interactúa.

El Área de Ciencia trabaja sobre un marco claro que se sustenta en el apoyo a los Investigadores Principales y a sus equipos. Éstos desarrollan sus proyectos de investigación en los laboratorios albergados en las Instituciones de referencia en las que trabajan y reciben apoyo, asesoramiento y guía por parte de la Fundación para ayudar a que sus métodos de trabajo y líneas de investigación favorezcan la transferencia a la sociedad de los resultados derivados de su actividad investigadora.

El foco principal del trabajo que se realiza se centra en la orientación y acompañamiento a los Investigadores Principales, como piedra angular del ecosistema de Ciencia y Tecnología sobre el que se quiere actuar.

El apoyo de la Fundación a estos equipos actúa como catalizador y dinamiza el proceso de transferencia, agilizando la identificación de ideas con potencial de explotación y activando desde etapas tempranas los resortes necesarios para que se puedan acercar al mercado y testar su interés, apoyar la maduración de las mismas y favorecer que las tecnologías incipientes con potencial comercial encuentren la vía de llegada al mercado.

El cribado de ideas y la identificación de aquellas con potencial para transformarse en activos valorizables son actividades de singular relevancia que facilitan la orientación de recursos y contribuyen a una mayor eficiencia en el ecosistema.

 

Logo de Fundación Botín